Hoy expliqué la aparición de la sonrisa social en casa y mi mente ya voló hacia otros derroteros, algo que pasa más a menudo de lo que me gustaría.

Pues bien, ese reflejo que desarrollamos entre las 4 y 6 semanas es el arma más efectiva que mantenemos durante toda nuestra vida para ocultar nuestros sentimientos. Ya se, su función principal no es esa pero que bien supimos adaptarla. Innumerables son las veces que sonreí cuando en realidad quería gritar, llorar, escapar,… pero no, hoy no me voy a poner trágico como hago siempre, lo prometo.

Y es que detrás de una sonrisa se esconden tantas cosas…

Una sonrisa al encontrar a alguien especial que hacía tiempo que no veías, o esa tan familiar que aparece al ver a tu sobrino/hijo/primo jugando. Me gusta también sonreír cuando, viendo una película, sucede esa escena que tanto estaba esperando; o cuando, andando por la calle un día soleado suena en mis cascos una canción que me encanta; ahí además de sonreír casi voy bailando.

Aunque la mejor, está claro, es la que se escapa cuando te habla “esa persona”,  tan incontrolable y tan estúpida, tan inocente que la hace bella. Esconde tanto…

All by myself

Publicado: 25 abril, 2011 en Sin categoría

Aquí me hallo, escuchando Celine Dion, motivado por el capítulo de Glee de esta semana. Por alguna razón asocio un estado de melancolía (nada permanente en mi caso, no os preocupeis) con este blog, bueno, también el alcohol, ya que dos noches de esta semana al llegar a casa tras una alborotada jornada a punto he estado de ponerme a escribir (doy gracias a mi sensatez).

Y mi pregunta esta vez es: ¿Las personas logramos aprender de nuestros errores o estamos condenados a cometerlos una y otra vez?

Sí, lo lógico es pensar que lo hacemos. Todos hemos soltado alguna que otra vez eso de “una y no más” pero muchas de esas veces no ha sido solo una vez, tendemos a tropezar más de dos veces por mucho que lo mente la cita. Bueno, tal vez esté pecando de egocéntrico, el caso es que a mi… me pasa; y se de otras personas que sufren la misma desdicha.

Salir de relaciones posesivas y acabar cayendo en otras … dar nuevas oportunidades para acabar con el mismo resultado… Si es que Nietzsche y su “eterno retorno” ya nos daba una ligera idea. Aunque yo no voy tanto allá, yo trabajo en escalas menores. Mis retornos se producen tan pronto que no puedo más que plantearme la soberana imbecilidad que rodea mi mente, y aún sabiendo esto… acabaré soltando frases del tipo “este año me pongo”. Lo que os diga, mera imbecilidad.

Tú eres original

Publicado: 18 enero, 2011 en Sin categoría

Hace un par de noches descubrí la letra de esta canción. Transmite, al menos a mi, una positividad increíble. Se que ya la he publicado tanto en facebook como en tuenti pero me ha llegado tanto que le hago un hueco también en el blog.

Tal vez llegue a mi en un momento clave y tal vez alguien más necesite escuchar el mensaje. Un cántico a la esperanza, a la fuerza de uno mismo enmascarado en una canción pop comercial.

Del amor y otros demonios

Publicado: 15 enero, 2011 en Sin categoría

El título de esta obra de García Marquez podría ser también el propio de mi vida actual, si en otras entradas hablé sobre pequeños cambios que redirigen tu camino hacia otras sendas sin apenas darte cuenta, en estos momentos los cambios surgen tan dramáticamente que casi se vuelven palpables.

Pretender explicar el amor, que era mi primera intención, no es solo imposible si no descabellado. Todos lo sentimos de manera diferente, todos queremos optar a el y además lo encontramos en múltiples formas. Del amor que hablo hoy no es paterno-filial, ni el que sientes por tus amigos, el amor que nombro es el de las mayúsculas, el que más se plasma en la literatura, el que más nos hace llorar y reir, el buscado y detestado a partes iguales. Todos sabeis de cual hablo.

¿Y qué sucede cuando termina?

Del amor al odio hay un paso, recita el dicho popular, y es cierto. Más también es bien sabido que el tiempo todo lo cura.

Pues bien, ¿la variable tiempo es necesaria en la ecuación sí o sí? ¿No podemos acabar con el amor sin hacernos daño y así no tener que curarnos?

Automutilación

Publicado: 9 diciembre, 2010 en Sin categoría

depresion¿Por qué cuando estamos tristes ponemos canciones que logran dejar K.O. tu alma en el más duro de los cuadriláteros? O por lo menos yo lo hago, no puedo evitarlo.

A veces me planteo si mi estado se lo debo a la música o la música es consecuencia de mi estado, será influencia de ambas cosas supongo, siempre me he sentido ambientalista. Pero esto no es malo, tengo el convencimiento de que todo ser humano necesita una época para la reflexión sufrida, el problema viene cuando caemos en un ciclo invasivo de negatividad, lo que nos lleva a una profunda depresión, gran mal de la sociedad en la que vivimos.

Igual que tenemos derecho a lamentarnos de nuestras pequeñas desgracias como si fuesen los mayores daños recaídos en una persona en toda la historia, tenemos el deber de aprender a afrontarlos, de sobrellevar nuestra pésima carga y transportarla a un lugar en el que deje de olernos a mierda.

Decisiones

Publicado: 3 diciembre, 2010 en Sin categoría

dominoResulta que durante toda nuestra vida no nos queda otra opción que escoger. Es algo inevitable. Pasamos algún momento en el que somos conscientes de la importancia que tendrá en nuestro futuro decidir entre “a” o “b”, pero… ¿qué pasa con esas elecciones que cambian tu futuro sin notarlo?

Podemos decidir tomar el café en tal o cual sitio, y eso cambiará (o no) todo. Lo llaman, creo, el efecto mariposa y lo enmarcamos todo en la famosa teoría del caos. Así pues… mi pregunta es la siguiente:

¿Nuestra vida no es más que una serie de acontecimientos caóticos que nos llevan por un rumbo que ni existe?

Más papista que el papa

Publicado: 8 noviembre, 2010 en Sin categoría

blasfemia tetasDesde hace tiempo tengo el convencimiento de que a medida que pase el tiempo los diversos tipos de religiones irán desapareciendo y el conocimiento científico será suficiente para satisfacer esas inquietas mentes miedosas.

Mi sorpresa se produce cuando, como poseídas por el espíritu del fan, contemplo en la televisión un grupo de jovenzuelas gritando a los cuatro vientos su incondicional amor hacia el papa, como si del maromo de la serie de turno se tratase. Directamente pienso que algo falla en la educación de estas personas, probablemente la familia sea la causante de tal manipulación psicológica, o tal vez sea yo completamente incapaz de comprender tal adoración. En serio, ¿es cosa mía o alguien más cree que en pleno S. XXI esto no es normal?

No entiendo la irracionalidad, por lo tanto, no entiendo la religión.